Faschionwitz

Scroll to Info & Navigation

EL BLAZER DE TWEED

Hace poco leía los resultados de una encuesta en Colombia y no podía creer lo que respondían la mayoría de mujeres. El interrogante era si preferían a los hombres de jeans y Converse o a los de traje y corbata; por supuesto, sé que no todas las personas sienten fascinación por la formalidad como yo, pero más de un ochenta por ciento de las encuestadas se sentían más atraídas por los hombres informales.

Por supuesto, se trata de un tema de gustos pero creo que tantas respuestas a favor de la informalidad son consecuencia de que en Colombia no hay cultura de la formalidad masculina. Para muchos hombres parece que no hubiera posibilidad alguna de vestirse formalmente en la juventud si no se trata de una reunión de gala esporádica o por la incómoda obligación de entrar a trabajar; y es que a mi parecer la elegancia no es la mejor faceta en el vestir de los colombianos. No todos, pero sí muchos hombres a lo único que acuden es al traje –grande, muy suelto y sin detalles– que a cualquiera opaca, por lo que se ven genéricos y desaliñados.

El tweed es un excelente material para darle carácter al outfit formal y dejar de lucir aburrido y poco atractivo. Esta prenda siempre va a sobresalir sobre cualquier blazer de otro material, no es nada común y se acomoda increíblemente a la formalidad y a la informalidad; para mí es de esas prendas clásicas que en cualquier etapa de la vida se podrá sacar del ropero y siempre se verá bien, como una cazadora de cuero.

Desde hace algunos años veía este blazer en foto tras foto procrastinando en Tumblr, pero no me hacía muchas ilusiones en conseguirlo porque precisamente parte de su encanto es que no se obtiene fácilmente en tiendas de diseñador ni en tiendas de fast fashion. Así que decidí buscarlo así fuera vintage con tal de tenerlo en el clóset y poder verme vestido en capas con él; determinación que funcionó porque lo encontré y lo quería exactamente así, con un color entre mostaza y café, y con mangas no tan largas para que se viera un poco más el suéter o la camisa que usara debajo.

Entre los looks que encuentro magníficos con esta prenda está este blazer con camisa de denim y debajo un suéter de un color tierra, jeans y brogues como opción para los zapatos. Otro podría ser el blazer con una camisa vistosa de un patrón especial acompañado de un pantalón negro y unos zapatos monk. Finalmente, usando el blazer como última capa y combinándolo con varias texturas como en las fotos que tomó Daniel Lara para Faschionwitz.

CÓMO NO USARLO

En el caso de mi blazer, las mangas no llegan hasta las muñecas por lo que es imprescindible usar una prenda debajo con mangas largas o acompañar al outfit con un buen reloj para que haga contraste con la prenda y no se vea extraño.

Este blazer también tiene un corte totalmente recto por lo que no es muy ceñido a la cintura, lo cual hace que se vea raro si se cierra, así que siempre lo utilizo abierto dejando ver el conjunto de prendas que esté usando debajo.

UNA ÚLTIMA PALABRA

No siempre para verse ultra-elegante hay que usar traje y corbata; existen los abrigos, los chalecos, los corbatines, los pañuelos, los sombreros, y en este caso prendas como el blazer de tweed con el que cualquier hombre con una buena combinación podrá verse atractivo, a la moda y distinto; cuestiones que tal vez eran las que muchas de esas mujeres que contestaron la encuesta querían encontrar en un hombre vestido formalmente.

Sergio Córdoba Aranguren @Sergeneris